martes, 29 de septiembre de 2015

Locura.

 
 

Arropada,
con las ilusiones de la brisa
pasa la locura de un mundo
que apaga la razón
con sus abismos.
Las horas,
lejos de las estaciones
roza los claros de primavera
en la soledad de una ciudad.





4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Cuando uno está solo, aislado, ha de ir donde puede encontrar compañía. Si la necesidad es auténtica, sincera, la vida hará lo necesario para que esa soledad no sea un tormento. Dándonos lo necesario para que así sea.
    La soledad en sí no es negativa, puede que sea una bendición. Lo negativo, lo dañino, es el aislamiento, donde vivimos en un estado neurótico. Pues ahí, aislado, no puede haber relación alguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Toni, muy bella reflexión y muy en sintonía con ella. Feliz miércoles.Saludos.

      Eliminar